RECOMENDACIONES

A TENER EN CUENTA

Si vienes a la Patagonia el clima es muy cambiante y puedes llegar a experimentar las cuatro estaciones en un día, por eso a la hora de armar tu equipaje trata de ser versátil y elegir prendas livianas, térmicas, respirables e impermeables para vestirte en capas (aquí le llamamos: como cebolla), combinando las prendas, sacando o agregando según como se vaya presentando el clima.​
Tengamos en cuenta un buen calzado deportivo o de montaña si tenemos planeado hacer actividades de aventura, asesorarse con anterioridad es fundamental para no perdernos la oportunidad de una buena travesía o tener gastos extras durante el viaje.​
El sol puedo ocasionar lesiones severas por eso las gafas con cordin, protector solar, sombrero, cuello baff también son fundamentales.​
Por si hace frío: remera térmica y calzoncillo largo, guantes y gorro polar. ​

Intensidad de los recorridos en general:

Nada que los valientes que quieran aprender no puedan animarse. Aunque el ritmo es de travesía, dependiendo del recorrido a elegir en menor o mayor exigencia, existen tramos de tierra floja y subidas esporádicas. Con respecto a las bajadas, no es descenso pero tienen raíces expuestas, tierra floja y curvas. Por ende es necesario ser consciente que esta actividad recreativa / deportiva que no es competencia, es para los que buscan aventura en la naturaleza mediante un bicicleta de montaña.

Filosofía de Riesgos de los Guías. SEGURIDAD:

“Convivencia planificada con los riesgos inherentes de la actividad”​
Para experimentar lo descripto en nuestras travesías diarias, los viajeros deben asumir ciertos riesgos inherentes de la actividad Mountain Bike, los cuales pueden ser poco conocidos por el común de la gente.​
Definimos a la “Seguridad” como la “convivencia planificada con los riesgos inherentes”. En cada travesía es parte integral de nuestra logística. Siendo demostrada por las palabras y acciones de cada guía y cada integrante de “Tu Aventura Mountain Bike”.​
Entendemos que para mitigar los riesgos debemos lograr que cada viajero sea partícipe y socio activo en la gestión de los mismos. Manteniéndolos informados permanentemente cuál es el rol que se espera de ellos antes y durante cada excursión.​